Joroba de búfalo

Una joroba de búfalo es un depósito de grasa subcutánea en la parte superior del cuello y la espalda. Esto puede desfigurar bastante y puede conducir a deformidades en el contorno. Cuando la gravedad empeora incluso puede limitar la capacidad de la persona para extender la cabeza y el cuello y debe mantener la cabeza flexionada hacia abajo.

Varias enfermedades y trastornos como la enfermedad de Cushing y otros trastornos son conocidos por causar esta joroba de búfalo. El tejido en la joroba de búfalo se compone de un tejido graso subcutáneo fibroso que puede ser doloroso y es firme al tacto. Existen muchos medicamentos que pueden causar esto también. El uso prolongado de esteroides para enfermedades tales como la artritis crónica, asma, y otras anomalías se asocia frecuentemente con el desarrollo de dicha joroba. Además, puede estar asociada con el desarrollo de una cara de luna o cara redonda.

En estos casos la joroba puede tratarse con éxito. Una liposucción completa de esta zona puede reducir el exceso de grasa significativa y radicalmente y alisar esta joroba. Para los pacientes que han perdido amplitud de movimiento debido a la plenitud de la espalda, puede ser un gran alivio para nuevamente poder extender completamente la cabeza y el cuello y caminar de una manera completamente vertical. Para los pacientes que tienen una ligera protuberancia, es de gran preocupación para ellos. La liposucción puede eliminar completamente la grasa en esta área y restaurar el contorno permitiendo al paciente llevar ropa normal.

Basándonos en los hallazgos de la exploración clínica durante su consulta, se emplearán diversas modalidades de liposucción. Las modalidades más utilizadas incluyen la liposucción ultrasónica, la liposucción asistida por láser Smart Lipo, liposucción tumescente y la liposucción asistida mecánicamente. Si esta área es muy grande, un catéter de drenaje por aspiración puede ser requerido durante algunos días, pero esto generalmente no interfiere con la ducha, que casi siempre es posible el primer día después de la cirugía. Debido a que la mejor posición para realizar el procedimiento es boca abajo, se recomienda una breve anestesia general para proteger su vía aérea y para ofrecer el máximo confort. La recuperación es sencilla después del tratamiento de esta zona. El malestar general es leve y la mayoría de los pacientes encuentran que una bolsa de hielo sobre esta área puede hacer esto más cómodo, pero pero también se proporcionan los analgésicos adecuados.

Copyright 2015 www.arturovaldez.com. Todos los derechos reservados.